Archivo mensual: abril 2013

IN MEMORIAM: Arq. Pedro Ramírez Vázquez 1919 – 2013.

La raíz de la palabra “arquitectura” es el concepto griego de principio o poder: arkhé. En pocos casos las implicaciones de esa etimología se cumplen tan a cabalidad como en Pedro Ramírez Vázquez. Si hubiera que designar al artista oficial de la segunda mitad del siglo XX y, por consiguiente, del régimen y sociedad que produjo el PRI, habría que enfocarse no en un pintor o escultor sino en este arquitecto. No puede ser casual que un mismo despacho haya recibido el encargo de producir una parte tan significativa de los espacios retóricos y decisivos de la vida de esta república: de la Basilica de Guadalupe al Estadio Azteca, del Metro Insurgentes al Palacio Legislativo, del Museo de Antropología y de Arte Moderno a la Tapo, de la Plaza de las Tres Culturas a la coordinación de la Olimpiada del 68, pasando por infinidad de mercados, zonas habitacionales, pabellones de ferias internacionales y plazas. Ramírez Vázquez tradujo a cemento, mármol y vidrio la vocación estrictamente monumental del atardecer postrevolucionario.

Image

Es además el operario de una arquitectura entendida como maquinaria de control de masas. Cuando uno pasa arrastrado por los pasillos eléctricos bajo la imagen de la Guadalupana en una auténtica peregrinación fordista, o distribuye multitudes en los varios niveles en las rampas y escaleras del Estadio Azteca o la cortina de agua de Antropología, o revisa el modo en que en México resucitamos la epigrafía para inmortalizar la retórica presidencial en los muros, hay que reconocer las formas y vocabulario con que Ramírez canalizó la ambición modernista y atemporal de un Estado y su élite. Esos espacios, nos guste o no, han definido de modo monstruoso nuestra experiencia de “lo moderno”.
59